Mi Arte Optico

Loading...

miércoles, 29 de febrero de 2012

Una joya arquitectónica en Barranco

La Casa Rosell-Ríos es una hermosa residencia construida a principios del siglo XX en la avenida Grau del distrito de Barranco.


Cuando era niña deseaba conocerla por dentro pero fue imposible, yo notaba que ingresaban y salían muchos artistas plásticos, pero ninguno era conocido mío, por ello debí esperar pacientemente casi 40 años para tener un día la suerte de mirarla desde dentro.



Hace un año, una mañana de primavera, hubo un evento al cual fui invitada, ese día dejé todo lo que debía hacer por estar presente y admirar esa joya arquitectónica.


A pesar de compartir con una centena de personas, me di un espacio para fotografiar todos aquellos rincones únicos, a los cuales muy pocos seres prestan atención: los techos, las ventanas, los marcos de las puertas y cuanta esquina me pareciera impar.
Algunas de las fotografías que he colgado en este blog han sido encontradas en la web, pero aquellas donde se identifica los detalles internos de la construcción, el adorno de sus paredes, el diseño de las columnas, las ornamentas del techo, puertas y ventanas, así como la decoración  del centro del techo, son mías.













Fotos obtenidas de la web













sábado, 18 de febrero de 2012

La playa Barranquito y las rutas hacia el mar

He escrito varios poemas al mar, en especial a mi querida y casi desaparecida playa Barranquito, a la que frecuenté miles de veces, en especial los fines de semana de las cálidas tardes de invierno, mientras residía en el distrito de Barranco.

Justo a medio día, acostumbraba descender por la Alameda Sáenz Peña, aunque a veces también lo hice por las rutas de Armendáriz, el Puente de los Suspiros y una que otra vez por la avenida el Sol, pero por Sáenz Peña estaba a 5 minutos, entre mi casa y la playa, sólo 5 minutos para llegar al mar.
Luego a nadar por horas a solas junto al espigón donde revientan las olas, parte de la letra de mi poema “Barranco”, y cuando daban las 4 de la tarde, con tristeza y muchos deseos de volver debía subir la cuesta, para retornar al día siguiente o el próximo fin de semana.

Ninguna de las fotografías que incluyo en este post son mías, la primera, donde está mi sobrina Paola, fue captada por mi papá, días antes de irse, es su última fotografía.
Los invito a disfrutarlas.



"Barranco" poema de Fátima Rodríguez Serra 



viernes, 17 de febrero de 2012

El Funicular del distrito de Barranco

Sobre ¿cuándo fue construido, reconstruido, abierto o cerrado al público? es cuestión de buscarlo en la web.

Lo que yo recuerdo es que varias veces estuve sentadita en una de sus bancas, con mi papá y mi hermano mayor, no recuerdo que mi hermana o mi mamá alguna vez hayan ido con nosotros, y por supuesto menos mi hermano menor, no había nacido cuando lo cerraron.

Los finales de los años cincuenta y principios de los sesenta fueron años maravillosos para nosotros, viajar en tren, tranvía, funicular, visitar el zoológico, la hermosa laguna colmada de grillos y patos, jugar en los juegos del Parque
Confraternidad, momentos que puedes decidir por donde caminar o correr, sin que nuestros padres nos sujeten de la mano.

Son hermosas vivencias, que ahora deseo compartir con algunas fotografías captadas por mí y otras encontradas en la web, del Funicular del distrito de Barranco.
















Estación del Funicular

http://www.mincetur.gob.pe/TURISMO/OTROS/inventario%20turistico/Ficha.asp?cod_Ficha=3320

El Funicular de Barranco fue construido por Rudolf L. Holtig, un comerciante de origen alemán, vecino de la ciudad de Lima y propietario de la casa Holtig.

En 1883, Holtig compró en el pueblo de Barranco algunos terrenos a su connacional Federico Domeyer, en terrenos colindantes con el acantilado, construyó en sociedad con Juan Gamarra un funicular de doble vía para bajar a la playa.

Ambos empresarios establecieron en octubre de 1895, ante el notario la "Empresa del Funicular de Barranco Limitada". El funicular fue inaugurado el 28 de julio de 1896, con la autorización municipal para su servicio, siendo el alcalde Don Pedro Solari.

El funicular se sumó así al renovado ferrocarril, al tranvía local y al nuevo Parque Municipal, dando a Barranco un aire de modernidad, luego del aciago periodo de la Guerra del Pacifico.

En 1896, el funicular era accionado por un sistema hidráulico con contrapesos de tanques de agua, que se llenaban y vaciaban, permitiendo subir y bajar simultáneamente los dos vagones o cabinas que la componían, cada uno con capacidad para 28 pasajeros. Los vagones corrían por una vía de rieles, las dos por un cable de acero trenzado, debiendo frenar su marcha con mucha destreza, al arribar a cada una de las estaciones. En octubre de 1903, la Municipalidad de Barranco canceló el servicio por falta de pago de sus contribuciones.

En 1906 Holting lo arrendó por pocos meses a Alejandro Neckestopulis. Al término del contrato Holting retomó el negocio, dejando a cargo del servicio a su mecánico, señor Saturnino Castro. Finalmente el 16 de abril de 1910, Rodolfo Holting, luego de haber adquirido todos los derechos de su socio Juan Gamarra, vende el funicular y la faja de terreno al Concejo Distrital, por la cantidad de 500 libras peruanas.

 El Funicular estuvo en manos por Empresas Eléctricas por 17 años, se cambio las bombas elevadoras de agua accionadas por motores eléctricos de 30 hp y una nueva cañería, sin embargo, no se llegó a electrificar el ya trajinado aparato.

 En 1927 se cerró el Funicular por obsoleto; fue reabierto nuevamente en 1930 siendo refaccionado, siendo su funcionamiento con energía eléctrica. En 1971, el alcalde de Lima Eduardo Dibós, mandó demoler lo Baños de Barranco para permitir la construcción del Circuito de Playas de la Costa Verde. Con ésta obra se accedía directamente a las playas en automóvil, resultando casi inútil el uso del funicular. El servicio quedó casi inoperativo y pronto la maquinaria y la vía se fueron estropeando.

En Mayo de 1972, las Empresas Eléctricas a través de un contrato de liquidación de cuentas y compensaciones, entregó el funicular en propiedad del Concejo de San José, para que éste lo administre directamente. En 1976 en la administración Edil del Sr. Renato Lértora, por la falta de repuestos y el alto costo para su reparación, se decidió su cierre definitivo.

En el año 2012, se logró ingresar al Programa Teleféricos del Perú, a cargo del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, realizando el perfil para la rehabilitación y puesta en funcionamiento del Funicular de Barranco.

El Funicular de Barranco fue el noveno en instalarse a nivel mundial y su importancia cultural se remonta a finales del siglo XIX, es mucho más antiguo que el Funicular de La Rioja en Argentina (1906); el de Santiago de Chile (1925) y el de Moserrate en Bogotá (1929).

ESTADO ACTUAL

Regular, es posible reconocer sus características, aunque con limitaciones debido a sus condiciones actuales. Es posible su recuperación.
Ubicado en Jr. Domeyer cdra. 3, Se puede visitar participando del tour peatonal organizado por la Municipalidad todos los sábados a las 11:00 a.m., previa inscripción

martes, 14 de febrero de 2012

"Retórica" poema de Fátima Rodríguez

Dibujo y Pintura de Arte Optico de Fátima Rodríguez Serra



"Retórica"
Fátima Rodríguez Serra
publicado en mi poema "Retórica", 2009.



viernes, 10 de febrero de 2012

La Belleza de las Ciudades

El distrito de Miraflores

Las ciudades turísticas son aquellas que relatan una historia con sólo admirarlas sin necesidad de sus habitantes. Las calles, edificaciones, árboles, faroles, etc. son el principal atractivo. Es normal que los auténticos turistas e historiadores y poetas, las disfruten a primeras horas de la mañana, cuando el tránsito peatonal y vehicular es casi nulo.














En el transcurso del día, esos valores se mezclan con la comunidad que la habita, y en el caso de Miraflores, su población flotante, casi seis veces mayor que sus habitantes, centra su mirada en aquellos paisajes urbanísticos a los que no tienen acceso en su ciudad de origen, por ello es que Miraflores se considera única.



Es considerado un bien cultural, aquellas obras que por su antigüedad, autenticidad, singularidad y valor estético tiene el valor de una obra de arte, por ser única y difícil de repetir,

Es motivo de inspiración de historiadores y poetas, así no sean propios de la zona, estas obras artísticas cautivan a los seres sensibles que las inmortalizan mediante sus escritos, que motiva a terceros acercarse a la zona a captar fotografías y disfrutar del escenario.



Al convertirse en atracción turística, para propios y extranjeros, es también un ícono del lugar de origen, y éstos, mediante sus conversaciones, fotografías y películas las comparten con potenciales nuevos visitantes a la ciudad.


En el caso de las obras arquitectónicas, así parezcan inmuebles individuales, no lo son para la comunidad, constituyen un todo para la ciudad donde se encuentran, tal el caso de las Quintas Prado o Reducto en Miraflores.



Esas obras arquitectónicas deben revalorarse, incentivando negocios afines, por encontrarse en zonas comerciales, convirtiéndolos en centros culturales, negocios de obras de arte.
















Asimismo, incentivar a los niños y jóvenes de la comunidad a interesarse por esas obras, investigando quien la construyó, materiales, quién lo habitó, los usos que se le dio, quienes la visitaron, etc., ello procurará que en el corto tiempo se convierta en uno de los principales centros de atracción turística.












Parque Municipal de Barranco

Parque Municipal de Barranco

Mis poemas en youtube

Loading...

Más leídos la última semana

Parque Las Americas

Parque Las Americas

Parque Rabin

Parque Rabin

calle Rosario Distrito de Miraflores

calle Rosario Distrito de Miraflores

Parque Central de Miraflores

Parque Central de Miraflores

Calle José Galvez

Calle José Galvez